Cuéntame un cuento…

 

Después de varios comentarios por parte de oyentes y amigos sobre la dureza de la información que producimos en el programa…

Os voy a contar un cuento sobre cómo se manipula a la sociedad, a la de hace unas décadas igual que a la actual.

Aprenderás quienes son en realidad los Rockefeller, quienes son Ivy Lee, Walter Lippman, Edward Bernays o George Creel y la razón por la que la sociedad debe protegerse de personas como estas.

No te lo pierdas porque es información increíble.

Hacemos una introducción a la serie de programas que comenzaremos la semana que viene…

Ir a descargar



8 Comentarios

  1. Nenu wrote:

    El cuento o mas bien los cuentos,hay que dosificarlos dado los temas que tocan, son cuentos para no dormir, mas bien para mantenerte despierto dándole al coco, sabiendo de antemano que el hombre es cruel por naturaliza y que aun faltan muchas lunas, para que otro tipo de conciencia universal llegue, si es que llega, el panorama futuro, no parece halagüeño, de todas formas, yo no lo veré, espero que algún tatatataranieto mio, lo vea, y si la historia se sigue repitiendo hasta el infinito, demostrara que el hombre, vuelve a tropezar una y otra vez con la misma piedra y aun seguimos en bragas en cuanto a educar sobre todo en sentido común. Saludos.

  2. admin wrote:

    Hola a todos y de nuevo gracias por los comentarios.
    Me alegro que el programa haya gustado en general, de eso se trata, de mover la conciencia de la gente. De una forma u otra. Y este es desde luego un programa diferente en la forma. Pero desde luego no en contenido.

    Para el que no se haya enterado todavía las grandes corporaciones que controlan la economía están gastando su dinero en hacerse con el control de los centros de influencia, opinión y control de la sociedad. Ya no se trata de hacer dinero, se trata de acumular poder y controlar a la masa.
    Las corporaciones son las creadas por gente como Rockefeller, Jp. Morgan, Krupp, Thyssen, Harriman, Warburg, Loeb, Agnelli, von siemens y un largísimo etc… Han aprendido de los brujos del marketing a esconder sus ansias de poder tras una imagen de calor y preocupación por las masas. Nada más lejos de la realidad, y han entendido que los políticos ambiciosos son lo suficientemente estúpidos para dejarse encumbrar, y más tarde desechar, por unos años de fama y dinero. Sin embargo ayer en la manifestación contra los recortes seguía escuchando eslóganes contra Rajoy, mera marioneta de estos poderes. Rajoy es parte de una máquina bien engrasada, no toma decisiones , las decisiones las toman otros por él, y todavía hay gentes que no se han enterado…
    Por eso os vuelvo a repetir que lo importante es que la información llegue a la gente, no que yo haga un programa que os guste más en estilo.

    Para anónimo, la semana que viene tengo pensado iniciar una serie de programas centrados en la transición y las consecuencias de la misma. Tenemos como invitados a Diego Camacho y a Alfredo Grimaldos. Va a ser una serie esencial para entender quien manda realmente y entender la situación de España y la Europa actual.

    Lo dicho, sigo haciendo programas que creo son de lo más interesante que hay ahora mismo en radio-podcast y son pildoritas esenciales para hacer que mucha gente abra los ojos. Y por eso vuelvo a pediros que se los paséis a mucha gente que penséis necesitan abrir los ojos y formar opinión crítica.
    Un abrazo a todas y todos.

  3. Jesús wrote:

    En cuanto a los gritos contra Rajoy, Zapatero o el político de turno que sea, se lo merecen. Los políticos tienen en su mano crear los mecanismos necesarios para controlar al poder financiero. Pero a nivel europeo, no a nivel regional. Falta que quieran o se atrevan.

  4. Jose wrote:

    He ahí la madre del cordero. La población en general ni cree ni quiere creer en … la realidad, aquella que transmiten los libros de historia, hasta los oficiales u oficialistas. En cambio en más sencillo creer en dios, ángeles y demonios y sobre todo en las maldades, éstas sí, de otros pueblos, otras personas un poco más salvajes, poco civilizadas, según patrones occidentales; éstas se creen sin criterio. Qué paradoja, qué propaganda tan fenomenal.
    ¿Un estado que mata a su propia gente a través de atentados de bandera falsa?
    Respuesta: TÚ ESTÁS LOCO, (a lo que se añade) conspiranoico. Por esto, grosso modo, siempre termina por llegar el lobo, aunque se le vean las orejas desde lejos. No son orejas de lobo, muchacho, es el crecimiento económico, que por fin está aquí.
    Saludos y menos mal que hay un vórtice, un grano de arena más para meter en el ojo del dormido e idiotizado.

    • admin wrote:

      Un placer leer tus comentarios Jose. Gracias por escribir tan claramente, poco más se puede añadir. Desde luego queda camino por recorrer; por un lado parece que la sociedad necesita experimentar un mayor sufrimiento que la active de una vez por todas, y por otro profundizar en el conocimiento de la historia para saber lo que realmente ocurrió y cómo hemos llegado a esta situación. Yo sólo espero que ambos caminos no sean demasiado penosos ni largos. Desde aquí, como bien dices, seguiremos aportando nuestro granito de arena para el cambio.
      Un saludo cordial y gracias.

  5. Jose wrote:

    Tengo una conocida que no soporta las películas con finales que no sean felices. Creo que eso lo dice todo. Por supuesto siempre andaba buscando su príncipe azul, motivo de depresión además.
    A ver, que alguien me explique si el tráfico de órganos, incluidos los de niños, es una teoría conspirativa. O el negocio bancario del lavado de dinero. Lo peor de un ignorante es que está seguro de todo. Pero recuerden, esto es sólo historia, ya pasada por cierto. Hoy día el mundo es magnífico, que para eso están los derechos humanos. Los malos, que suelen ser nazis estereotipados, no los británicos en la India, ya están muertos o controlados. Y un huevo de pato.

  6. Jose wrote:

    Hablando de mineros. Recomiendo una película de Sean Connery llamada “Odio en las Entrañas”. El título mata dos pájaros de un tiro.

  7. Jose wrote:

    Despertar es llorar de rabia. Literal.

Deja un comentario