RSS Feed
Noticias

Corrupción en España: La “falsa” dimisión de Esperanza Aguirre

Comienzan a saltar del barco, piezas “grandes” de un “partido político” que en cualquier otro pais o nación  mínimamente desarrollado habría sido ya disuelto, juzgado y, más que probablemente, sus dirigentes y responsables condenados por asociación criminal con el agravante de valerse/servirse de una posición privilegiada y cargos públicos para la comisión de cientos de “presuntos” delitos que comienzan a salir a la luz (evasión, blanqueos, corrupción, apropiación y malversación de dinero público, prevaricación, administración desleal, pagos en “B”, blanqueo de capitales, adjudicaciones a dedo, delitos contables y financieros, falseamiento y ocultación de documentos, tráfico de influencias, sobornos, cohechos…) una lista tan criminal como interminable.

Todos ellos en cada campaña apelando a la sociedad, esa sociedad a la que roban, empobrecen y engañan, consiguiendo que fuesen las propias víctimas quienes diesen el permiso para seguir haciendo de este país un nido de corrupción y miseria, y para seguir robándole hasta la última esperanza de futuro.

Para ello, se han envuelto en una bandera y han gritado “España” mas fuerte que nadie mientras generaban odio y división entre los españoles, porque ese mismo odio era el mejor combustible con el que azuzar la llama de su mentira.

Han vendido miedo en forma de nueva guerra civil o terrorismo, llegando incluso a  señalar como ETA  a todo aquello que no estuviese alineado con sus intereses y amenazando con los horrores del recuerdo de miles de muertes; muertes que en no pocas ocasiones han servido de “inmejorable” oportunidad para la foto de rigor, arrancar votos o politizar hasta la misma memoria de las víctimas.

Han vendido miedo en forma de crisis, austeridad y recortes haciendo creer que sin ellos en el poder, la pobreza y el caos se adueñarían del pais, mientras endeudaban a ese mismo país, España, en más de 400.000.000.000 € en tan solo cuatro años, condenándolo a una deuda gracias a la cual han podido quebrar y comprarlo a trozos  tanto ellos como sus “amigos”.

Han vendido miedo a nuestros mayores, haciendo creer que su partido era el último bastión contra “rojos”, “comunistas”, “chavistas”, “dictadores” o “ladrones”; llegando a convencerles que si ellos caían les quitarían sus viviendas, sus ahorros, las pensiones… Mientras, el fondo reservado de pensiones lo dedicaban veladamente a  comprarse  a si mismos deuda española para fingir que “España iba bien”, a la vez que sacaron de él más de 23.000.000.000 € durante los últimos cuatro años de legislatura dejándolo prácticamente en la mitad de su valor.

Han vendido miedo valiéndose de una crisis sobre la que  sentaron las bases de su contagio, sirviéndose de un país enfermo terminal de deuda, para hacer creer que la miseria y el desempleo se adueñarían de un país si ellos no lo gobernaban. Hoy, son más de 5 millones reales los españoles que se hallan en situación de desempleo a la vez que los salarios se sitúan mucho más bajos que antes del inicio de la “crisis” y las contrataciones temporales hacen del trabajo un nicho de precariedad e inestabilidad cercano al abuso.

Han vendido miedo en forma de inseguridad jurídica amenazando con el desamparo de la población si ellos no estaban al frente, mientras se garantizaban la impunidad adueñándose del Poder Judicial y, convirtiéndolo en un títere al servicio de sus propios intereses de partido. Fiscales anticorrupción protegiendo las tramas corruptas  y ejerciendo la mejor defensa de la hija de un ex rey, Consejo Gral. del Poder Judicial y Tribunales Supremo y Constitucional integrados por miembros nombrados políticamente a dedo garantizando la ausencia de imparcialidad e independencia del estamento judicial como pocas veces se ha conocido.

Han dividido y han enfrentado a la parte más débil acusándola de ser la culpable de todos los males de la economía del país, mientras cómicos al servicio hacían de cicerones para que alguien a quien presentaban como –“desconocedor de economía pero con ganas de explicar la crisis desde su lógica de padre de familia numerosa” nos dijese que –“la culpa la tenia la gente” por haber vivido por encima de sus posibilidades”, logrando ganar 3 ó 5 años de silencio y falso sentimiento de culpa, 3 ó 5 años necesarios para, gracias al silencio provocado por dicha culpa, destinar cientos de miles de millones de euros a “rescatar” entidades privadas con dinero público, privatizaciones, endeudamiento, recortes… y herir de muerte una economía que de por sí ya contaba con una salud frágil. (callaron  que dicho “bonachón” era del Opus Dei, fundador de IESE, ITP Harvard Business School y Profesor en IESE de Política de Empresa, lo cual, dicho en castellano no era sino que habían elegido un “prime time” idóneo de la mano de dicho cómico y de un embaucador de serpientes, para introducir el mantra pretendido)

Han vendido igualdad, mientras se blindaban con más de 17.621 aforamientos, logrando con ello ser juzgados sólo por un Tribunal, el Supremo, en el que, con bastante “probabilidad”, contarán con magistrados dispuestos a todo para  exculparles sin hacer una sola pregunta.

Han vendido paz, mientras han enviado nuestras tropas a luchar a miles de kilómetros de nuestras fronteras para destruir “armas de destrucción masiva” que nunca existieron o participar en conflictos que jamás defendieron ni defienden intereses nacionales sino que protegen intereses de terceros países e incluso de corporaciones transnacionales para quienes la vida es únicamente un peón sin valor fácilmente sacrificable en nombre de los mercados. Mientras ellos nos vendian “paz”, enviaban a morir en “misiones humanitarias” a soldados a cambio de 3.000 € al mes. Esas misiones jamás fueron ni serán humanitarias, pero a ellos nunca les importó ni les importa… sus hijos nunca estarán en primera linea de frente.

Han vendido “españolidad”, mientras han enviado a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado  para escoltar y proteger los “intereses” de las entidades bancarias contra  más de 640.000 familias españolas forzando el  desahucio de sus viviendas y dejándolas tiradas en la calle como un trapo viejo, muchas de ellas sin mas recursos que la caridad o la limosna. Vendían esa “españolidad” a sabiendas que anteponían, una y mil veces, el interés de un banco al de 47 millones de españoles, a la vez que callaban y silenciaban que el banco habia vendido el título hipotecario al mejor postor y que ni tan siquiera era parte legitimada para personarse como acreedor y lograr el desahucio de la vivienda.

Han vendido desarrollo empresarial mientras callaban que más de la mitad de empresas españolas mueren antes de llegar a los cinco años de vida. Han vendido “futuro” para todos mientras han adjudicado concursos públicos a empresas privadas amañando y falseando los procesos, hinchando artificialmente gastos y condiciones y repartiéndose el dinero de todos, el poco que queda, entre ellos y quienes les financian sus campañas o sus encuestas de intención de voto.

Han vendido “marca España”, mientras su máximo responsable, Carlos Espinosa de los Monteros,  era tambien vicepresidente no ejecutivo de Inditex y esta firma promocionaba a su hijo dándole el cargo de Director Financiero de Stradivarius. (marca propiedad del grupo Inditex) Influencias, pago de favores, empresas acusadas de trabajar con el 100% de mano de obra infantil en todo el continente asiático, políticos imputados por corrupción, consejos de Cajas de Ahorros repletos de “tontos útiles” al servicio del pater familias, apellidos familiares que copan oposiciones, cargos y asientos tanto en empresa pública como privada sin mayor mérito que ser “hijo, cuñado, primo, o hermano de…” En el fondo, la “Marca España” parece ser, ni más ni menos, que otra ingeniosa manera de colocar y pagar favores y, desviar dinero público a manos privadas sirviéndose de influencias y redes clientelares.

Han vendido “verdadero sentimiento español” mientras firmaban el acuerdo de entrada en una Unión Económica en complicidad con todos menos con el pais que les votaba que era España,  limitando y arruinando sectores como el lácteo, agrícola, ganadero o todo el sector industrial,entre otros muchos, dando como resultado que mientras que en el momento anterior a la  adhesión España registraba un superavit comercial ( en términos reales) del 1,4% del PIB , cuatro años después , en 1989, el superávit había desaparecido para dar paso a un déficit comercial del 11,2% debido a la inundación de importaciones. Hoy en dia, nuestro déficit comercial es superior a 25.000.000.000 € ( veinticinco mil millones de euros) , lo cual significa que compramos fuera ( importamos) mucho más de lo que somos capaces de vender (exportar) , hundiendo al país en una evidente relación de dependencia de la que cada día que pasa es más difícil esquivar.

Han vendido “verdad” mientras negaban una vez tras otra cualquier delito del que se les acusaba y un ejército de medios de comunicación inundaba y sigue inundando de mentiras, distorsion, ignorancia y banalidad a todos los españoles, convirtiéndonos en rebaño en lugar de personas. Han defendido, enaltecido y protegido la figura de una “casa real”, tan real como el desprecio con el que el yerno de un rey “facilitaba” operaciones y contactos, tan real como el sueldo de más de 238.000 € de una Infanta Cristina en el “área social” de la Caixa en Suiza, o lo que es lo mismo, 238.000 € anuales para pagar a una persona que firma documentos sin mirar de las empresas en las que formaba parte junto con su marido el yernisimo Urdangarín ,  o con el mismo desprecio que ese mismo rey un dia formó parte de una representacion teatral en forma de “golpe de Estado” para arrogarse una falsa y vacía legitimidad, tan falsa y vacía como una abdicación salpicada de los peores escándalos impropios no ya de un español sino de cualquier ser humano mínimamente honrado, para , aprovechando la celebración de un mundial de fútbol, nombrar a traición y sin preguntar al resto de españoles, a un “nuevo rey”, aclamado al instante por los mismos miembros de un partido que gritan tan alto el nombre de España como bajo hacen caer al resto de españoles.

Han vendido “transparencia”, mientras han abierto cientos y miles de cuentas personales opacas en todos los paraisos fiscales posibles ( Suiza, Delaware, Barbados, Jersey, Andorra..) para llevar dobles contabilidades, ocultar el dinero público robado o desviado a sus bolsillos, para financiar ilegalmente sus partidos (los mismos partidos que se hacen llamar españoles pero que domicilian sus cuentas bancarias en todas las banderas menos en la nuestra), o para poder luego decir ante el juez o fiscal de turno que eran “herencias familiares” o vehículos de alta gama en un garaje sobre los que nadie se preguntaba su procedencia.

Han vendido “patriotismo” mientras adjudicaban miles de viviendas subvencionadas con dinero público a fondos buitre extranjeros donde, entre ellos, el hijo de un ex-presidente de Gobierno jugaba al Monopoly con tanta mezquindad como indiferencia ante el saqueo a los inquilinos de dichos pisos por las subidas de los arrendamientos o valor duplicado de venta de cada vivienda.

Han vendido “austeridad” mientras paseaban bolsos de Louis Vuitton regalados como agradecimiento por concesiones, rectificaciones o, de mirar hacia otro lado cuando se metía mano al dinero público para hacernos a todos más pobres y a sus amigos un más ricos.

Han vendido “honradez” mientras en sólo una Comunidad, la Valenciana, más de 14.000.000.000 € (catorce mil millones de euros), han sido robados del dinero público (el de España) desde un “partido político”  que nada tiene que envidiar a las más sucias camorras o mafias en cualquier parte del globo. A fecha de hoy, el 34,7% de los españoles que viven en dicha comunidad se hallan en riesgo de pobreza o exclusión mientras que los responsables de dicho atraco simplemente dimiten y se olvidan de todo menos de disfrutar el botín obtenido, disfrutan de jugosos puestos en alguna empresa privada o se sientan cómodamente en los acolchados sillones del Senado, acumulando antigüedad y aforamientos para paladear  retiros dorados a costa y cargo de todos los españoles a los que tanto “aman”.

Han vendido “austeridad” mientras los mismos bancos que habían “rescatado” con dinero de todos, les daban sin que figurase en ninguna contabilidad, unas tarjetas “black” de fondos ilimitados donde poder gastar miles de euros en noches de hotel con queridas, viajes pagados a cuerpo de rey, cenas, comidas, alcohol…  Austeridad mientras se han votado año tras otro subidas de más del 20, 50, 100 y 200% en sus propios salarios; votaciones dominadas por sus mayorías de siempre o por las nuevas (En Jaen sin ir más lejos, hace poco menos de un mes los votos de C’s y PP lograron llevar adelante la decisión de subir sus sueldos politicos mas de 10.000€ brutos anuales mientras que los españoles que viven en ese mismo Jaén ven como su provincia presenta los sueldos más bajos de toda España: 11.935 € de media) Austeridad aun a sabiendas que ello mataba y condenaba el flujo monetario y el comercio interno, el día a día y el futuro de España y de todos sus españoles, de todos salvo de sus populares politicos.

Han vendido “principios” al resto de españoles, haciéndoles creer que ellos encarnaban la “recta moral” y el “comportamiento noble” mientras, de manera individual o conjunta, con otro partido que hace tiempo que olvidó aquello de español, socialista y obrero, han pactado y consentido las mayores atrocidades económicas contra el mismo corazón de este país. Hiriendo de muerte y condenándolo a la miseria y la pobreza mientras encargaban una bandera más grande que fuese capaz de cubrir el próximo escenario allá donde se dirigiesen a escenificar el siguiente mitin. Principios que ocultaban puertas giratorias en Telefónica, La Caixa, Pescanova, Santander, Iberdrola, Union Fenosa, Endesa…

Han vendido “dedicación” mientras jugaban al Candy Crush en el Congreso de los Diputados, juntando gominolas en una pantalla con la misma facilidad que ignoran y desprecian a los españoles de esa España a la que dicen “sentir”.

Han vendido y prohibido  hasta el mismísimo Sol, al contrario que el resto de países del mundo, imponiéndole un “impuesto” para que ningún español pueda generar su propia energía y, siga permaneciendo esclavo y fiel a una factura eléctrica o de gas con el sucio honor de ser la más elevada y cara de Europa. A la vez condenan al subdesarrollo energético a un país para tener la seguridad de convertir el uso de las energías renovables en su lucrativo negocio explotado por los mismos de siempre; ya sea a través de una legislación dirigida a ello, o a través del secuestro y apropiación de todas las patentes posibles que les permitan seguir ostentando una posición de oligopolio.

Han vendido España entera a los “mercados”, al mejor postor y aun así, más de siete millones de “españoles” les han vuelto a dar permiso para seguir haciéndolo.

Ni tan siquiera el mismo Diablo hubiese sido capaz de vender tantas almas en tan poco tiempo.

Antonio J. Mayor

 

1 comentario en Corrupción en España: La “falsa” dimisión de Esperanza Aguirre

  1. El PP es lo peor que le ha pasado a este país.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Translate »