La pasión de Mel Gibson como director.

El_Club_de_los_Cinéfilos_Muertos_Mel_Gibson

La pasión de Mel Gibson como director.
El Club de los Cinéfilos Muertos.

Continuamos con Mel Gibson y te comentados todas las películas y series que ha dirigido. Analizando por separado cada una de las pelis.

Disfruta de este podcast con su top review lleno de humor, en el que analizamos estas grandes películas del cine, con sus altos y bajos dentro y fuera precisamente de la comedia. Pasión, mucha pasión es la que encontramos, la pasión de Mel Gibson como director.

En nuestro último programa hablamos de la carrera de Mel Gibson, no como actor, sino como director. A pesar de su escasa filmografía, a pasado a la historia por sus propios méritos como uno de esos actores-directores muy a tener en cuenta en el panorama actual.

Su primera película, e injustamente olvidada, es EL HOMBRE SIN ROSTRO. Malmente llamada “pequeña” en comparación con cualquiera de sus siguientes películas, pero que esconde la emocionante historia de un muchacho y un antiguo profesor con la cara desfigurada que vive aislado del resto del pueblo. El joven era un, por aquel entonces, desconocido Nick Stahl y el profesor estaba interpretado por el propio Mel Gibson.
Estamos ante un drama cotidiano con unas muy cuidadas interpretaciones de parte de todo el elenco. Una ejemplar ópera prima que MEL GIBSON afronta con total solvencia. Eso sí, vista toda su filmografía, no guarda ningún parecido estético ni temático con ninguna de sus siguientes películas.

El punto de inflexión lo marcó BRAVEHEART. Su segunda película le otorgó no uno, sino dos OSCAR. Mejor director y mejor película (como productor). Una de las pocas ocasiones en las que crítica y público se han puesto de acuerdo a la hora de premiar a la mejor película del año. BRAVEHEART sienta las bases del que será el estilo reconocible de Mel Gibson como director. Destaca un cuidado realismo, especialmente crudo en la violencia, y un sentido épico que recae sobre los hombros del protagonista. Han pasado 25 años y aún quedan grabados en la memoria colectiva ese gran discurso de William Wallace llamando a la LIBERTAD y la magnífica banda sonora de James Horner.

Reveladora para unos, pornográfica para otros, LA PASIÓN DE CRISTO es una de las películas más controvertidas de los últimos tiempos, mostrando a un nivel de detalle nunca antes visto en una producción bíblica, las últimas horas de Jesucristo. En esta ocasión, el realismo característico de Mel Gibson le llevó a rodar la película en latín, hebreo y arameo para acercarse lo más posible a la fuente original. En su estreno, no dejó indiferente a nadie. El propio Mel Gibson fue acusado de antisemita y fue amenazado por su representación de la historia de Jesús. Como curiosidad, el actor principal, Jim Caviezel, tiene las iniciales de Jesucristo y tenía 33 años en el momento del rodaje.

Su siguiente película fue APOCALYPTO. En esta ocasión Mel Gibson cambió el arameo por maya, puestos a ser veraces con el idioma en sus trabajos. Debido al conocido descontento del público americano a la hora de leer subtítulos en el cine, se tomó la sabia decisión de reducir el diálogo considerablemente en comparación con LA PASIÓN DE CRISTO, apostando por contar gran parte de la historia con narrativa visual pura y dura. Es así como asistimos a un tour de forcé en el que un hombre tiene que sobrevivir contra las fuerzas de la naturaleza y una fuerza invasora. En el reparto, formado íntegramente por actores indígenas, había niños que nunca habían visto un televisor. El curioso método de Mel Gibson para rodar una persecución te dejará sorprendido por lo simple y efectivo de su planteamiento. No diré nada. Sólo que, por aquel entonces, las panteras no se hacían por ordenador… Poco después se comentaba que quería hacer una película de VIKINGOS de la que aún no tenemos noticias.

Llegamos a su último trabajo, HASTA EL ÚLTIMO HOMBRE. Estamos ante su primera película rodada en inglés desde BRAVEHEART donde se cuenta la historia de Desmond Doss, un héroe de la II Guerra Mundial que consiguió salvar a casi 100 soldados durante la Batalla de Okinawa a pesar de ser objetor de conciencia. Exacto. Jamás tocó un fusil durante el conflicto. En este caso, Mel Gibson tuvo que dejar de lado el rigor en según qué ocasiones por lo inverosímil de algunos momentos. Como suelen decir, la realidad supera la ficción. De haber contado la historia tal y como fue, se hubiera distanciado al espectador de la trama. La realidad fue, si cabe, más espectacular que lo contado en la película.

Con la participación de Rubén Pascual Tardío @rpascualtardio y Guillermo Lanchares @GuilleLanchares. Apoyan Nexus-14 Replicante y Mitoa Edjang Campos.

Recordad que nos podéis encontrar tanto en podcast como en YouTube.Suscribiros a nuestro canal y si os gustan los contenidos, pinchad el «Me gusta».

Puedes ver el episodio anterior pinchando en la imagen

Martin Scorsese en El club de los Cinefilos Muertos, cada lunes en el Vortice radio. Con Ruben Pascual y Guillermo Lanchares
Pincha en la imagen para ver más programas
Compartir:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*