La pasión de Mel Gibson como director.

El Club de los cinefilos muertos. Hablamos de cine en el Vórtice radio. Mel Gibson

La pasión de Mel Gibson como director.

Nuevo programa de El Club de los Cinéfilos Muertos con Rubén Pascual y Guillermo Lanchares.

La pasión de Mel Gibson como director. En el club analizamos su escasa filmografía. Cinco películas que no dejaron indiferente a nadie y que mantienen un excelente nivel de calidad.

Mel Gibson es uno de tantos actores que dieron el salto a la dirección con mucho más éxito que con sus trabajos como actor. En este grupo se podría meter perfectamente a Clint Eastwood, Charles Chaplin, Ben Affleck y a tantos otros.
El Hombre Sin Rostro: La injustamente olvidada primera película de Mel Gibson como director es la película más «pequeña» dentro de su filmografía. Lejos de narrar grandes eventos históricos o recrear batallas con exactitud, nos adentramos en la bonita relación de un muchacho interpretado por un Nick Stahl que nunca ha estado mejor y un profesor con el rostro desfigurado y un atormentado pasado. Un efectivo drama que se sirve de un buen guión y convincentes interpretaciones protagonistas.

Analizamos su escasa filmografía.

Braveheart: Sobran las presentaciones. La película ganadora del Oscar allá por el año 1995. También le valió un premio a Mel Gibson como Mejor Director. Estamos ante una recreación de la Escocia de William Wallace, interpretado por el propio Gibson, en una cinta épica que mostraba, por aquel entonces, las escenas de batalla más crudas y realistas que se habían visto. La banda sonora de James Horner fue definida por Mel como el Lawrence de Arabia de nuestros días. Se trata de un salto de calidad en lo técnico y en lo narrativo con respecto a la anterior película y los años no pasan por ella.
La Pasión de Cristo: Si hay alguna película rodeada de polémica, esa es La Pasión de Cristo. Amada por unos, odiada por otros, prohibida por altos cargos religiosos y con acusaciones de antisemitismo de por medio. Mel Gibson nos acerca a la figura de Jesucristo en sus últimos días tras la traición de Judas. Rodada en hebreo para ser lo más fiel posible a la historia original. Estamos ante una película francamente violenta por mostrar en exquisito detalle las torturas a las que fue sometido Jesús previas a la crucifixión. Pese a todo el tiempo que ha pasado sigue dando de qué hablar y la idea de sacar adelante una secuela parece estar más cerca de la realidad.

Bravehart, se trata de un salto de calidad en lo técnico y en lo narrativo.

Apocalypto: A diferencia de La Pasión de Cristo, Apocalypto no está rodada en hebreo, sino en lenguas indígenas. Y es que, con tal de ofrecer la experiencia más realista posible, Mel también contó con auténticos indígenas como miembros del reparto. Asistimos así ante una mirada a los poblados mayas antes de que llegaran los conquistadores españoles. Una película que no deja un minuto de descanso a su sufrido protagonista mientras intenta sobrevivir en un paraje hostil e impredecible. Buena decisión por parte de Gibson la de contar gran parte de la película sin diálogo alguno. No repitió el éxito de otras películas, pero mejora con cada visionado.
Hasta el Último Hombre: Su última película narra la historia real de Desmond Doss, un objetor de conciencia que consiguió salvar a casi 100 soldados durante la batalla de Okinawa. Por tales méritos recibió la Medalla del Honor. Andrew Garfield interpreta a un joven Desmond Doss con una ternura que le valió una nominación al Oscar. Es de destacar también el enorme papel que realiza Hugo Weaving como el padre de Doss. Se suceden unas espectaculares batallas con alguna que otra situación que en principio pueden hacerse inverosímiles, pero que los testimonios del auténtico Desmond Doss en los créditos se encargarán de desmentir.

Nuevo podcast de el Vórtice radio en el que hablaremos de cine.

Esperamos que no caiga en el olvido la supuesta película sobre vikingos que Gibson iba a hacer unos años atrás.
Si te gusta el contenido del canal SUSCRíBETE. Dale al «Me gusta». Es la única manera de tener visibilidad.
Compartir:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*