Vacunación obligatoria y mercado laboral, la realidad.

– El resultado de la vacunación obligatoria en EE.UU. Lo que ningún medio oficial cuenta.

Este artículo «vacunación obligatoria y mercado laboral» recoge información de diferentes medios de comunicación internacionales alternativos.

El objetivo de este artículo es dar una imagen clara de lo que el mandato presidencial de vacunación obligatoria contra la C-19 está originando en el mercado laboral estadounidense, una catarsis de proporciones nunca vistas.

Por supuesto que no verás reflejado nada de todo esto en la prensa oficialista. Pero en USA, donde todavía existen medios disidentes serios, es la noticia del día.

Lo primero que tenemos que entender es que desde el mes de Marzo a Agosto de este año en EE.UU se ha batido el récord por abandono laboral y absentismo registrado en el año 2000. En segundo lugar se están produciendo, de forma velada, miles de bajas laborales a medida que nos acercamos al 8 de diciembre, fecha límite para vacunarse impuesta por mandato presidencial.

Miles de profesionales se niegan a vacunarse en la policía, el ejército, la aviación o la sanidad, por ejemplo.

La negativa de estos profesionales llega al punto de afectar a miles de vuelos, dejar ciudades enteras con la mitad de policías en activo, hospitales incapaces de dar servicio adecuado o el ejército llegando a plantearse forzar la vacuna como si de una emergencia militar se tratara.

Empecemos por reflejar lo que ya ha sido catalogada como «epidemia de abandonos laborales sin precedentes», para después acercamos a la realidad de la industria del turismo en una ciudad como Nueva York. Analizaremos lo que está ocurriendo en la aviación, las Fuerzas Armadas y terminamos con la realidad en la policía.

La realidad y la verdad es que las encuestas reflejan que más de un tercio de los profesionales de sectores estratégicos esenciales no quieren vacunarse.

Así leemos titulares como estos de la CNBC, Forbes Magazine, The Epoch Times, Times magazine y otras publicaciones…

«Alrededor del 5% de los adultos no vacunados renunciaron a sus trabajos debido a los mandatos de la vacuna Covid, muestra una encuesta».

«Los trabajadores están renunciando a sus trabajos en cifras récord, mientras que EE. UU experimenta un mercado laboral en auge».

4,3 millones de estadounidenses (cifra récord) renunciaron a sus trabajos en agosto en diferentes industrias, según informe publicado por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). La cifra más alta desde que la agencia comenzara a rastrear estos datos el año 2000, y septiembre es el sexto mes consecutivo registrando tasas de abandono por las nubes.

A pesar de la incorporación al mercado laboral de 2 millones de personas entre abril y agosto, la cifra de personas empleadas sigue siendo casi un 3% más bajo que antes de la pandemia.

Mientras tanto, los 7,7 millones de personas desempleadas no es que estén precisamente matándose por cubrir los aproximadamente 10,4 millones de trabajos vacantes, forzando que miles de negocios tengan que colgar el cartel de «Se busca ayuda».

Estos números pueden parecer desconcertantes tras meses de incertidumbre económica provocada por la pandemia. A pesar de que las cosas están «mejorando»; las escuelas reabriendo, la vacuna ampliamente disponible, empresas en expansión y la economía resurgiendo en general, este panorama optimista no tiene en cuenta el estado de ánimo nacional. Los estadounidenses, dicen, simplemente estar agotados y envalentonados ante la realidad del mercado laboral actual.

Vacunación obligatoria y mercado laboral. Artículo de el vórtice radio.

– 4,3 millones de estadounidenses (cifra récord) renunciaron a sus trabajos en agosto.

“[Los empleados] no quieren volver a trabajos de mierda, agotadores o aburridos, de bajos salarios”, comentó Robert Reich a TIME. Reich fue secretario de Trabajo de Estados Unidos durante la administración Clinton. “Los trabajadores están agotados. Están hartos. Están fritos. A raíz de tantas dificultades, enfermedades y muertes durante el año pasado, no lo van a soportar más».

A 29 de Octubre «The Epoch Times» informa que, aproximadamente, dos de cada cinco restaurantes, gimnasios y lugares de entretenimiento de Nueva York incumplía el mandato de vacunación obligatoria C-19 de la ciudad tras las primeras inspecciones.

La ciudad ha logrado inspeccionar casi dos tercios de los 31,000 negocios de los obligados a pedir prueba de vacunación a sus empleados y clientes.

Unos 8.000 establecimientos recibieron amonestaciones por incumplimientos; de estos, más de 3.300 por infracciones sancionables con multas que van desde los 1,000$ la primera vez,  hasta $ 5,000$ por la tercera.

Tras una segunda inspección dos semanas más tarde, sólo fueron 21 establecimientos los sancionados, según Jeff Dupee, asesor principal del Ayuntamiento que gestiona la imposición federal.

– Estos números pueden parecer desconcertantes tras meses de incertidumbre económica provocada por la pandemia. Los estadounidenses dicen simplemente estar agotados.

Aunque el mandato permite multar desde la primera infracción, –«la ciudad decidió, como política, emitir advertencias primero», dijo Dupee ante el comité municipal sobre pequeñas empresas del pasado 29 de octubre.

El mandato presidencial de vacunación obligatoria, en vigencia desde el 13 de septiembre, obliga a los clientes a mostrar el certificado de vacunación junto a un documento identificativo, o el pasaporte de vacunación digital si desean permanecer en el establecimiento más de 10 minutos.

Según encuesta de la Asociación de Restaurantes del Estado de Nueva York, el 77% de los restaurantes encuestados notifican una caída del negocio como resultado directo de la aprobación del mandato. El 58% habla de resultados «mucho peores» tras la imposición de la vacunación obligatoria.

Tras las audiencias frente al comité, cientos de negocios se han puesto en contacto con el presidente del comité, el concejal Mark Gjonaj, transmitiendo sus preocupaciones y quejas y sobre el mandato.

Gjonaj, dijo que apuntar a estos negocios en particular, la mayoría de ellos pequeños y ya golpeados por la pandemia y las restricciones relacionadas, supone «una carga injusta». «La ciudad está básicamente seleccionando ganadores y perdedores” y “los barrios pobres están pagando el precio”.

Desde que el alcalde Bill de Blasio anunció la vacunación obligatoria el 3 de agosto, se han vacunado más de 800.000 neoyorquinos. Pero los datos de vacunación de la ciudad no conceden mucho crédito al mandato.

– Los datos de vacunación de la ciudad no conceden mucho crédito al mandato. El 27% de los neoyorquinos sigue sin vacunarse, incluido casi un millón de adultos.

Vacunación obligatoria y mercado laboral, la realidad. Nuevo artículo informativo de El Vórtice Radio
Instagram post by NYONair. nyonair: @anthonyquintano | @flynyon NY

El 27% de los neoyorquinos sigue sin vacunarse, incluido casi un millón de adultos. Todas esas personas, así como los visitantes no vacunados y los viajeros de fuera de la ciudad, están excluidos de la base de clientes de las empresas seleccionadas para hacer cumplir el mandato.

La pregunta que se hace el concejal Mark Gjonaj es, por qué se pone en el punto de mira a un tipo de negocio mientras que los salones de belleza o las tiendas de comestibles, por ejemplo, no lo están.

El asesor Dupee alega que la ciudad basa su decisión en consultas a «expertos en salud», el concejal Gjonaj no se lo traga.

«Independientemente de lo que digan los expertos, ustedes son los que interpretan», dijo a los funcionarios. «Las grandes cadenas de tiendas corporativas y los supermercados hubieran se han librado de la carga».

Además, el Ayuntamiento guarda silencio sobre cuánto tiempo se supone que permanecerá el mandato o el umbral que debe alcanzarse para que se elimine, lo que impide a las empresas planificar en consecuencia, señaló Gjonaj. – “Hemos perdido la cabeza, amigos”.

– Mientras tanto las compañías aéreas con contrato federal reculan en su intención de despedir o sancionar de «empleo y sueldo» a los trabajadores que no se vacunen.

«No suspenderemos de «empleo y sueldo» a los trabajadores que no se vacunen.

Southwest Airlines permitirá que los empleados no vacunados sigan trabajando después del 8 de diciembre si solicitan una exención por motivos médicos o religiosos, en lugar de suspenderles de «empleo y sueldo».

Los contratistas federales, entre ellos las principales aerolíneas de EE. UU, tienen hasta el 8 de diciembre para exigir que sus empleados se vacunen contra la C-19.

La portavoz de Southwest, Brandy King, informó el pasado martes que los empleados deben presentar prueba de vacunación o una solicitud de exención antes del 24 de noviembre. «Los empleados cuyas solicitudes no hayan sido procesadas o aprobadas para el 8 de diciembre podrán seguir trabajando», dijo.

De esta forma la empresa echa marcha atrás en su intención de «suspender» de «empleo y sueldo» a los empleados no vacunados o que no hubieran recibido una exención.

American Airlines pretende que los trabajadores con exenciones médicas o religiosas sigan haciendo uso de máscarillas faciales y sometiéndose a test periódicos, aunque la aerolínea trabaja en los detalles.

«American no suspenderá de «empleo y sueldo» a ningún miembro del equipo como resultado del mandato federal», dijo el portavoz de American Airlines Matt Miller.

Southwest y American tienen su sede en Texas cuyo Gobernador, Greg Abbot (Republicano), aprobó legislación contra la obligatoriedad de las empresas de requerir prueba de vacunación a sus empleados o clientes tras mantener largas sesiones de debates en el Senado.

Sin embargo ambas empresas dicen que cumplirán con el mandato federal del presidente Joe Biden que obliga a los contratistas a exigir la vacunación, creen que tiene prioridad legal sobre las órdenes estatales.

Vacunación obligatoria y mercado laboral

El presidente y director ejecutivo de Southwest, Gary Kelly, en comunicado previo dijo que «Southwest debe unirse a nuestros colegas de la industria y cumplir con la directiva federal de vacunación C-19».

En días posteriores a esa declaración, sin embargo, el sindicato de pilotos exigió a los tribunales el bloqueo temporal de la orden, alegando que Southwest debía negociar este tema con el sindicato. La audiencia estaba programada para el viernes 22 de Octubre en tribunal federal.

La juez ratificó, el pasado martes 26 de Octubre, la potestad de Southwest a exigir la vacunación de cara a mejorar la seguridad y mantener sus operaciones.

Ambas empresas, American y Southwest, se han visto forzadas a cancelar miles de vuelos por falta de personal disponible.

«No vamos a despedir a ningún empleado por este motivo. [vacunación]», dijo a ABC-TV la semana pasada. “Instamos a todos nuestros empleados a vacunarse. Si no pueden vacunarse, los instamos a que busquen una solución».

United Airlines, la primera aerolínea de EE. UU. en anunciar la vacunación obligatoria como requisito a sus empleados, ha iniciado procedimientos de despido contra 200 empleados no vacunados o sin exención.

United, con sede en Chicago, tiene 67.000 empleados e informó que el 96% de sus trabajadores se han vacunado y que un 3%, alrededor de 2.000 empleados, han solicitado una exención.

United está esperando que un juez en Texas se pronuncie sobre la demanda de varios empleados impugnando la decisión de la aerolínea de suspenderles de «empleo y sueldo» por no vacunarse.

Delta Air Lines Inc. tiene una política menos estricta. Aunque es un contratista federal, Delta ha decidido permitir que los trabajadores no vacunados se sometan a test periódicos, pero deben asumir un recargo mensual de 200$ en su seguro médico.

El CEO de la compañía, Ed Bastian, declaró la semana pasada que el 90% de los empleados de Delta están vacunados y espera que la cifra alcance el 95% en noviembre.

– La resistencia a las vacunas en el ejército sigue siendo fuerte, un dilema para el Pentágono a medida que se acerca la fecha límite del mandato.

Los esfuerzos del Pentágono para exigir la vacunación contra el Cov a los 1,3 millones de miembros en servicio activo continua encontrando la resistencia de un amplio sector de las Fuerzas Armadas.

Según observadores y entrevistados, hasta que se diseñe una estrategia eficaz para contrarrestar las dudas generalizadas sobre la gravedad de la pandemia y sobre las medidas tomadas para controlar la expansión del virus, más de un tercio de las Fuerzas Armadas seguirá reticente a vacunarse.

Cuando el secretario de Defensa, Lloyd Austin, anunció a principios de Febrero su intención de imponer la vacunación obligatoria en el ejército para mediados de septiembre, el Pentágono era conocedor de que miles de personas, aproximadamente un tercio de la milicia, permanecía sin vacunar.

La Fuerza Aérea es la primera en enfrentar el rechazo de las tropas al mandato de vacunas, ya que miles de sus soldados han evitado vacunarse. El desafío al que se enfrentan los líderes de la Fuerza Aérea es un indicador del dilema que se avecina en las fuerzas armadas.

El Departamento de Defensa no ha estimado oportuno responder a los cientos de comentarios críticos con la falta de esfuerzos a la hora de abordar las dudas sobre las vacunas dentro de las Fuerzas Armadas.

Las vacunas muestran una efectividad decreciente contra la infección en general, pero una fuerte protección contra la hospitalización en medio de la variante delta.

Las tasas de vacunación han variado mucho entre las distintas ramas del ejército. La Marina lidera las estadísticas con más del 70% de su personal vacunado con doble pauta. En el extremo opuesto, los Marines, donde menos del 60% de la tropa cumple con este requisito.

Aunque los funcionarios del Pentágono han dejado claro que quienes se niegan a vacunarse corren el riesgo de perder sus trabajos, la inoculación ha sido voluntaria desde que se introdujeron las vacunas durante el invierno.

“Solo por hablar con los soldados, hurgar en sus cerebros, algunas de las cosas que he escuchado han sido»- «No sé los efectos a largo plazo» o «Simplemente no sé lo suficiente y me preocupa”. – Capitán,  Javon Starnes, soldado de Fort Bragg en Carolina del Norte.

(AP Photo/Mark Lennihan, File)

– Los departamentos de policía de EE.UU se enfrentan a una crisis de seguridad debido al rechazo de miles de policías a vacunarse.

¿Qué está pasando con la policía en EE.UU? Sencillo, se está implementando el mandato presidencial de vacunación obligatoria y, en particular, para los oficiales de policía el 18 de Octubre supone el despido de cientos de oficiales que se niegan a recibir la vacuna, lo que podría dejar a diferentes ciudades con una falta de personal significativa.

Los representantes de diferentes sindicatos policiales dicen que el mandato  de vacunación obligatoria viola los derechos de los agentes, mientras que los líderes políticos tratan de mantener la seguridad del público.

El asunto llega a tal nivel que el Gobernador de Florida, Ron DeSantis, ofrece un bono de $ 5,000 a todos aquellos policías que quieran mudarse a su estado escapando de la vacunación obligatoria.

“En realidad, estamos trabajando activamente para reclutar agentes de la ley de otros estados, porque tenemos necesidades en nuestra policía y nuestros departamentos del Sheriff. En la próxima sesión legislativa, espero aprobar legislación para otorgar un bono de $ 5,000 a cualquier policía de otro estado que se traslade a Florida”, dijo el gobernador republicano a Maria Bartiromo en“ Sunday Morning Futures”.

Desantis también dijo querer convocar una sesión especial del Senado para bloquear los mandatos de vacunas impuestos por el Gobierno federal y local.

Foto del Gobernador Ron Desantis Republicano de Florida para el artículo de El vórtice Radio.

La policía de otras ciudades, incluidas Chicago y Minneapolis, también se ha negado a cumplir con los requisitos del mandato y se habla de la dimisión y despido de cientos de oficiales.

En Nueva York, Pat Lynch, presidente de la Police Benevolent Association, ha prometido llevar al alcalde Bill de Blasio ante los tribunales por su decisión de exigir que todos los trabajadores de la ciudad, incluidos policías y bomberos, sean vacunados.

“Desde el comienzo de las políticas de vacunación puestas en marcha por la administración de Blasio, hemos luchado para que la vacuna esté disponible para todos los profesionales que elijan vacunarse, al mismo tiempo que protegemos su derecho a tomar una decisión médica personal consultando con su propio médico”, Lynch. dijo en un comunicado.

En Seattle, el mandato de vacunación ha provocado una escasez de hasta 500 agentes de policía..

La policía de otras ciudades, incluidas Chicago y Minneapolis, también se ha negado a cumplir con los requisitos del mandato y se habla de la dimisión y despido de cientos de oficiales.

En resumen, somos los de abajo los que debemos proteger nuestros derechos fundamentales, uno de ellos es el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y sobre lo que metemos en ellos.

En EE.UU lo tienen claro, los ciudadanos de todo tipo, quieren poder disfrutar de la libertad de elegir cómo cuidar su salud. Y tienen claro que antes de vacunarse quieren respuestas a sus dudas y preguntas.

¿Por qué en España no sucede lo mismo? Esa es la cuestión.

🎙  Join the new uncensored telegram channel: https://t.me/elVortice
🌪  Página web: https: //www.elvorticeradio.com
💊  El podcast en Ivoox.
📘  Facebook.

Compartir:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*